¿Que es la Cavitación?

La cavitación es un tratamiento estético que se presenta como la alternativa ideal a la liposucción. ¿Funciona? Desde luego, los especialistas asi lo creen.

Es un tratamiento que se realiza a través del ultrasonido de baja frecuencia que, al aplicarlo sobre la piel, crea microburbujas de vacío en el interior de un líquido o fluido. En el caso de la grasa, las células adiposas se ven sometidas a una gran presión, lo que hace que la membrana se rompa y la grasa pase a estado líquido “fácil de eliminar por la orina o el sistema linfático.

La cavitación no es un tratamiento concebido para bajar de peso, sino para modelar el cuarpo. Se recomienda sobre todo para acabar con la grasa localizada que no se elimina ni con dietas ni con ejercicio. También se aconseja para personas que aún siendo delgadas o estando en su peso ideal, tienden a acumular grasa en determinadas zonas, como en las caderas o en la tripa.

Resultados de la cavitación

Los resultados de la cavitación son visibles a partir de la tercera sesión. Y hay que tener en cuenta que la cavitación siempre se acompaña de otras terapias, como pueden ser la presoterapia, para drenar toda la zona de grasa diluida, o la radiofrecuencia para drenar y reafirmar.

En cuanto a si la grasa vuelve o no… En realidad la grasa eliminada no vuelve, pero….¡es como todo! Si no hacemos un seguimiento se produciran nuevas células grasas que crecerány, por lo tanto, volveremos a tener la piel como cuando empezamos el tratamiento.

Indicaciones y riesgos

Las personas con marcapasos o protesis, mujeres embarazadas o en proceso de lactancia, personas con insuficiencia renal, insuficiencia hepatica, con hipertrigliceridemia o hipercolesterolemia, entre otros, no deberian realizarse este tratamiento.

Prácticamente no existen riesgos ni inconvenientes en el tratamiento. No obstante, es posible que se observen algunos enrojecimientos o inflamaciones puntuales que, en la mayoría de los casos no son signos de alarma.